Ppal Crema Antiarrugas 900×400

¿Cómo nació la crema antiarrugas?


Cada mujer tiene un tipo de piel diferente, pero todas tienen en mente una preocupación en común: cuidarla, protegerla, interpretar sus señales y responder a ellas con un tratamiento adecuado. Aquí te contamos la historia de las cremas antiedad, esas que nos ayudan a disimular el paso del tiempo.

El cuidado de la piel tiene una larga historia. Sus orígenes se remontan al Antiguo Egipto. En el 3000 a.C., además de surgir los primeros maquillajes, las mujeres hacían mezclas de elementos naturales para mantener su piel hidratada y saludable. Utilizaban cera API, incienso, aceite de oliva y leche fresca, y lo colocaban en su rostro y cuello para mantenerlo humectado, terso y suave.

Años más tarde, las romanas combatían las arrugas y la piel seca con una pasta de aceite, cera de abejas y agua de rosas. Usaban la misma técnica: colocaban la crema por su rostro para lucirlo hidratado y saludable. Pero luego, con la llegada de la Edad Media y la autonomía de la Iglesia Católica, el culto por la belleza fue prohibido, por lo que estos tratamientos quedaron reservados para casos medicinales, como cicatrices.

crema-arrugas-MEX

Alrededor del 1700 se reveló la receta que usaban las mujeres europeas poderosas de la época para mantenerse jóvenes: una pasta a base de manteca y una cera a base de ballena. Algunas de avanzada edad, utilizaban este tratamiento y se mantenían joviales por muchos años. Solo basta con mirar las pinturas de la época y la forma en que las mujeres más adultas eran representadas casi como adolescentes.

Fue en 1900 cuando comenzaron a surgir las primeras industrias cosméticas. Durante el período de entreguerras, aquella compañía que fundó el vendedor de libros David H. McConnell, llamada en un primer momento “California Perfume Company” (hoy, Avon), se unió a la época de grandes cambios y pensó en una solución para potenciar el cuidado de la piel: en 1927 se lanzaron las primeras lociones y cremas especializadas en mantener un aspecto vital y saludable.

Pasó el tiempo, y a comienzos de los ’60, el físico aeroespacial perteneciente a la NASA, Max Huber, descubrió una nueva fórmula que le permitió recuperar su piel luego de un accidente que le causó grandes quemaduras en el cuerpo y rostro. Ideó una crema compuesta por algas marinas, pequeñas dosis de calcio, magnesio, potasio, hierro, vitaminas indispensables (como la C, E y B12), y otros ingredientes (eucalipto, germen de trigo, aceites cítricos, alfalfa y girasol). Este invento le permitió conseguir un aspecto más liso e ir regenerando los tejidos del organismo.

Avon_Anew lineas_altaAsí, los avances tecnológicos y las invenciones siguieron produciéndose, hasta que en 1992 el mercado de cosméticos se vio revolucionado: Avon ideó su marca Anew, la primera en utilizar un componente esencial en sus productos −el AHA (ácido alphahydroxy)− para evitar que las imperfecciones y arruguitas reflejaran el paso de los años.

Pero eso no fue todo, en 2004 surgió otra forma de combatir al envejecimiento: la línea Anew Clinical exhibió una nueva tecnología, la Derma-3X, especial para reconstruir el colágeno, la elastina−molécula proteica encargada de proveer elasticidad−, y renovar las proteínas de la piel. Y, en 2012, los expertos desarrollan AnewGenics, una línea de productos que tienen la capacidad de activar el gen de la juventud, reduciendo el impacto de hasta 10 años. Es decir, el aumento en la actividad del gen de la juventud acrecienta el nivel de proteínas que permiten que la piel luzca más joven.

Ambos descubrimientos se destacan por sobre otras innovaciones en lo que respecta a cremas antiarrugas, ya que tienen un beneficio compartido: son ideales para toda mujer, sin importar su edad, y resuelven todo tipo de problemas.

Brunette woman giving the face wrinkle cream

Tips

  • Empieza a tratar los primeros signos de envejecimiento desde los 25 con AnewVitale.
  • Limpia e hidrata tu piel todos los días para eliminar suciedades y permitir que se lleve a cabo una renovación celular.
  • Identifica cuál es tu tipo de piel: normal, mixta, grasa, seca o deshidratada para poder elegir el mejor tratamiento.
  • Aplica las cremas para el día, así evitas que los rayos ultravioletas te causen daños en el rostro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Page generated in 0,630 seconds. Stats plugin by www.blog.ca