Principal Labial

Historia del labial


¡Que levanten la mano aquellas que siempre llevan un labial en su bolso! Todas y cada una de nosotras lo llevamos porque sabemos que es la clave para estar arregladas e impecables en cualquier ocasión. Pero, ¿alguna vez pensaste quién lo inventó? Te lo contamos.

Podríamos decir que casi desde que el mundo es mundo, las mujeres buscamos la manera de lucir más bellas. Y los labios siempre fueron –y siguen siendo– uno de nuestros focos de atención preferidos.

Uno de los primeros registros de color en los labios femeninos se remonta a la antigua Mesopotamia, cuando una costumbre muy difundida era triturar las joyas semi-preciosas para aplicarlas sobre la boca o también sobre los ojos, y adornar de ese modo el rostro. Alrededor del 3000 a.C., las mujeres de la región del Valle del Indo −en Afganistán, Pakistán y el noroeste de la India− también usaban esta especie de pintalabios, que hoy sería algo costoso de implementar.

Labial-MEX

Fue recién en siglo XVI cuando, bajo uno de los más famosos reinados británicos, el uso de este producto se difundió en Inglaterra e Irlanda. La recordada Isabel I introdujo la costumbre de lucir rostros bien blancos y labios llamativos, en un rojo intenso. En ese momento, el mix que le daba consistencia a los labiales era producido con elementos naturales: cera de abejas y pigmentos de las plantas.

Asimismo, durante el Renacimiento, se puso en funcionamiento el primer laboratorio de productos cosméticos y se instaló el primer instituto de belleza. Y en 1880 se elaboró un labial rojo en forma de pomada, compuesto por manteca, raíces de un colorante natural (orcaneta), racimos de uvas negras sin pulpa y también cera de abejas.

Red lipstics isolated on white

Años más tarde, Maurice Levy unió una barra de labial sólida a un recipiente que se deslizaba y lo colocó dentro de un tubo de metal con tapa; un nuevo formato especial y muy práctico, ya que la barra se deslizaba a la parte superior, gracias a una palanquita.

Luego, desde 1919, Avon comercializó los primeros labiales en envase metálico y las mujeres lo utilizaban al estilo “Arco de Cupido”, una técnica muy popular durante esos tiempos. Por otro lado, la primera barra hecha en España salió al mercado en 1922, con la compañía Puig, y la denominaron Milady. Y un año después, en Tennessee, se produjo un gran acontecimiento: James Bruce Mason Jr. patentó el primer lipstick con mecanismo giratorio que hoy en día conocemos.

Si algo faltaba, era el brillo. Por eso, Max Factor ideó un nuevo producto: en 1932 se empezaron a vender botellitas cilíndricas con un pincel o envases pequeños que permitían realizar la aplicación del producto utilizando la yema de los dedos. Así se incorporó al mundo de la belleza el brillo labial, que también es comúnmente conocido como gloss.

Pero la investigación y la obsesión por lucir las bocas maquilladas no mermaron. Así, la bioquímica especialista en aceites y petróleo, Hazel Bishop, halló la manera de que los labiales permanecieran intactos por más tiempo. En su cocina, mezcló lanolina y tintes que penetraban en la piel y consiguió su objetivo. Algo que todas le agradecemos, aún hoy.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el lápiz labial se convirtió en un ícono, debido al uso que las actrices de Hollywood hacían de él: Marilyn Monroe y Elizabeth Taylor impusieron nuevamente los labios en rojo mate. Pero, aunque ese color fue el privilegiado de aquellos tiempos, no pasó mucho hasta que en la década de los ’70 y los ’80 otros colores intensos llegaran a reemplazarlo, e incluso los sabores se adueñaran de ellos: Bonne Bell fue un paso más allá y propuso brillos de labios con un gusto exquisito.

Avon_UltraColorCrayonTonosFinalmente, desde hace muy poco tiempo, el labial Extralasting de Avon llegó para ocupar un lugar indiscutido y revolucionar el set de maquillaje de toda mujer. A una larga duración del color, se sumó su capacidad de mantener hidratados los labios durante medio día.

Tips

¿Sabes diferenciar los distintos tipos de labiales que existen? Acá te dejamos lo imprescindible para que puedas lograrlo fácilmente:

  • Mate: brinda un acabado perfecto, pero sin brillo.
  • Liner: sirve para delimitar los bordes de los labios y acentuar su volumen.
  • Larga duración: se mantiene durante 8 horas. Procura que, además, sea hidratante para resguardar los labios.
  • Gloss: proporciona brillo, pero su color es transparente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Page generated in 1,525 seconds. Stats plugin by www.blog.ca