Matildemorales 01

Matilde Morales Betancourt: una vida a prueba de obstáculos


El fallecimiento de su padre cuando era pequeña y una situación de salud que la puso al borde de la muerte han sido algunas de las dificultades que esta periodista colombiana ha tenido que enfrentar, pero sin jamás perder la fe en el camino.

Es la menor de 12 hijos que crecieron al Sur del Tolima, en Colombia, y desde que era pequeña se enfrentó a diferentes adversidades en la vida. Y es que cuando Matilde Morales Betancourt tan solo tenía siete años, perdió a su padre, lo que ocasionó que su mamá tuviera que sacar adelante a ella y a sus hermanos. “Mi mamá fue la primera mujer que marcó mi vida. Quedó viuda a los 50 años y a pesar de todos los problemas, nos impulsó y siguió su vida. Fue una guerrera incansable, ya que nunca la escuché lamentarse de nada. La admiro y recuerdo con mucho amor y respeto”, explica Matilde, quien tiene 42 años.

Tras la muerte de su padre, la separación familiar fue inevitable. Matilde se fue con algunas de sus hermanas mayores a buscar un mejor futuro a Bogotá. Ahí cursó bachillerato y comenzó su carrera de Ingeniería Industrial en la Universidad Autónoma de Colombia, la cual no pudo concluir porque se le atravesó la oportunidad de ir a México, donde lleva viviendo 18 años, y terminó la licenciatura en Periodismo, que le ha permitido trabajar como editora en diferentes medios escritos y digitales, especializándose en el ramo de salud.

En 2006, la vida de Matilde dio un giro inesperado, ya que pasó por una trombosis mesentérica venosa ocasionada por un coágulo que subió por su pierna y taponeó las venas que irrigan la sangre al intestino delgado. Desde entonces le detectaron resistencia a la proteína C activada, que le obliga por el resto de sus días a tomar un anticoagulante a diario.

Según los médicos ‘de eso casi nadie se salva’, pero yo soy parte de la estadística. En ese entonces era una persona que se sentía perfectamente sana, no valoraba tanto la vida como ahora, porque me sentía intocable (la mujer maravilla), como si nada me fuera a pasar y a partir de esa experiencia me di cuenta de que somos muchos más frágiles de lo que parecemos y debemos aprovechar cada instante. En 2014 tuve una recaída por un proceso infeccioso no detectado a tiempo y mi cuerpo tuvo una falla multisistémica, que llevó a extremos mi capacidad. Pasé una semana inconsciente y cuando desperté había retenido tanto líquido que pesaba 80 kilos y mi salud era muy delicada. Hoy puedo decir que, aunque los médicos decían que era un proceso largo y complicado, mi recuperación ha sido maravillosa”, agrega Matilde.

maty4Reír es más frecuente para ella que llorar; tan es así que ha sido comparada con Alegría, el personaje de la película Intensa-Mente, por su fortaleza y buen humor. Sin embargo, recuerda que la última vez que lloró fue porque se despidió de sus familiares en Colombia, luego de estar cinco meses luchando por recuperar su salud. En cambio, para soltar una carcajada no necesita pretexto alguno, pues lo hace todo el tiempo y cree que es una gran terapia para desarrollar la belleza integral de las personas.

Matilde compra los productos de Avon y le agrada la responsabilidad de la empresa. Incluso, en una ocasión participó en la carrera de esta empresa y ha difundido este evento a través de publicaciones en medios.

Entre las mujeres colombianas que más admira, se encuentra la actriz Margarita Rosa de Francisco, ya que le parece que marcó una época porque desde joven rompió esquemas y ha pasado por diversas facetas en su vida, sin estancarse.

“Mi mayor sueño en la vida es morir feliz haciendo lo que más me gusta: escribir y entrevistar, disfrutar una copa de vino con la compañía adecuada y tomar café, que es uno de mis grandes vicios como buena colombiana”, concluye.

Facebook: Matilde Morales Betancourt

Twitter: @mattybetancourt

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Page generated in 1,587 seconds. Stats plugin by www.blog.ca