2000×1000

Nunca es tarde para empezar

Hay muchas razones por las cuales puedes comenzar a estudiar aunque ya seas adulta, madre y trabajadora. Aquí te contamos los motivos y te damos algunos consejos para que puedas llevar a cabo esta iniciativa.

Cómo aumentar tu compromiso para alcanzar tus objetivosInviertes en tu bienestar
Desafiarte a ti misma y cumplir las metas que te propusiste, te ayudan a subir la autoestima. Al retomar la carrera que habías abandonado, anotarte en un curso o inscribirte en la universidad sentirás la tranquilidad de haber afrontado un reto que estaba pendiente. Debes dejar a un lado los miedos y quizás pensar en las posibles fallas no como algo negativo sino como partes de un momento de aprendizaje.

Aumentas tus conocimientos
Mediante el estudio tienes la posibilidad de profundizar diversas temáticas y conseguir un plus para tu currículum. Además, te permite estimular el cerebro y, por ejemplo, conseguir más herramientas para ayudar a tus hijos en su recorrido escolar. Incluso, puedes transmitirles la pasión por la lectura y así organizar momentos especiales en los que tú estudies y ellos se sienten a disfrutar de un buen libro. ¿Hay algo más lindo que compartir tus deseos de aprender con los más pequeños de la casa?

Incrementas la sociabilidad
Conocerás más gente, tendrás nuevos contactos que pueden abrirte nuevas oportunidades de trabajo, y hasta te harás más amigos. Para que todo sea más fácil, puedes dividir tareas con tus compañeras y luego establecer días de reunión para estudiar juntas. En el caso de que no tengas demasiado tiempo disponible, puedes anotarte en un curso online e interactuar con tus colegas a través de programas como Skype.

Animas la rutina
Las nuevas experiencias siempre renuevan energías y le dan un toque de diversión a nuestro día a día. Un cambio para bien es algo positivo, que al mismo tiempo te servirá para ver las cosas desde otra perspectiva. Una de las claves para que todo se mantenga en orden es que fijes horarios específicos: la mañana dedicada al trabajo, luego a la tarde con los niños, y en la noche tu momento de estudio. Esta organización puede variar, pero la idea es que puedas mantener un balance entre familia, trabajo y libros. ¡Todo es posible!

¡Conviértete en Representante!
Para tener tu propio negocio y manejar con flexibilidad tus tiempos conviértete en Representante Avon. Dile sí a la posibilidad de hacer lo que más te gusta siendo al mismo tiempo tu propia jefa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Page generated in 0,822 seconds. Stats plugin by www.blog.ca